Translate

miércoles, 25 de septiembre de 2013

La última corrida de Enrique el Mellizo, enero de 1906

Vapor Joaquín Piélago. Buque de 61, 7 metros de eslora total, por 8,4 de manga,
construido en Matagorda (Cádiz)


La última conocida —claro está— y con bastantes visos de ser la postrimera, en la que el jifero de oro ejerciera su vocacional segunda profesión de puntillero. La Casa de Matanzas municipal (El Matadero), oficio ancestral de los gitanos de Cádiz y Los Puertos, junto a la tauromaquia (banderillero y puntillero), constituían su principal fuente de ingresos, seguro que incrementada, de forma esporádica y generosa, con su actividad artística. Con todo, a pesar de su importancia y dimensión como cantaor maestro, no debemos considerar a Enrique el Mellizo un artista flamenco profesional, en sentido estricto, habida cuenta de la eventualidad de sus intervenciones en teatros y cafés cantantes. Que por cierto las hubo (aún así, su célebre malagueña —ignoramos su interprete— llegó a impresionarse en un cilindro de cera, como en su momento vimos). Seguro que, en función del azar, ya íntimamente ligado a la diversión distendida, por los reñieros de gallos de pelea, en los círculos gallísticos de la ciudad, asomó otra fuente efímera de ingresos, más destinada a abonar rondas en tabernas que a engrosar la buchaca de su casa de la calle Mirador.

El mes de enero de 1906 había agotado veintitrés días de su cuesta del calendario. Él, Francisco Antonio Enrique Jiménez Fernández, Enrique el Mellizo, tenía cincuenta y ocho años de edad, cumplidos hacía dos meses. Un hombre joven; bastante joven, diríamos hoy, cuando alguien fallece con esa edad ¿verdad? Sin embargo era un señor muy mayor; muy anciano para su época (1848-1906). Por extraño que nos parezca, así era.

En diciembre de 1900 pueblan España 18 millones y medio de habitantes. La mortalidad española reducía la esperanza de vida al nacer a unos 33, 8 años para los hombres (35, 1 para las mujeres) (1).

Visto desde esa perspectiva —es decir, desde la visión real de un "anciano de cincuenta y ocho"—, añadan a ella que El Mellizo estaba enfermo, a la sazón padecía los achaques y el consiguiente retraimiento de la vida social cotidiana. Su necrológica, publicada en Diario de Cádiz (verla en este fardo), ya aludía a "sus padecimientos físicos".

Hemos hecho esta aclaración previa, en nuestro intento de querer contextualizar bien la noticia que a continuación compartimos.


El Joaquín Piélago atracado en Cádiz

El 23 de enero de 1906 una expedición flamenco-taurina embarca en el Joaquín Piélago, desde Cádiz rumbo a Algeciras, para la corrida que se va a celebrar en la localidad campogibraltareña, con los siguientes expedicionarios: Francisco Villegas, Juan Jiménez Rebujina, José Espeleta y Antonio el Mellizo

La noticia no tendría nada de particular, si no fuera por el hecho de que la prensa, en ocasiones, nombraba a Enrique el Mellizo con su segundo nombre de pila, Antonio; algo frecuente en las gacetillas de su época, esto es, referirse a él, indistintamente, como Antonio, como Enrique; incluso como 'Hermosilla', sobrenombre que, después, heredaría uno de sus hijos.



Pero claro, a ningún aficionado o estudioso serio se le escapa lo resbaladizo e inconsistente que resultaría decantarse sólo por una presunta errata en la forma de referirse a El Mellizo, por muy abundantes que éstas fueran en la prensa periódica de su tiempo, y porque, además, el hecho de que su hijo, Antonio el Mellizo, también siguiera los pasos de su padre (no ya como cantaor, sino asimismo como puntillero), le añade mayor propiedad resbaladiza a la hipótesis.

Mas aquí la prueba de la, casi segura, última participación de Enrique el Mellizo como puntillero, tan sólo cuatro meses antes de su deceso.

Una vez más —cómo no— de la mano, texto y rigor del maestro José Blas Vega, que poseía el cartel original de la corrida algecireña de enero de 1906, en la que aparece, por un lado, Enrique el Mellizo como puntillero en la cuadrilla de Rafael Molina Lagartijo, y por el otro, su hijo Antonio el Mellizo, discípulo y depositario de sus cantes y de las habilidades de cachetero, en la cuadrilla de Morenito de Algeciras:

"(...) Figurando en la cuadrilla de Hermosilla (se está refiriendo Blas Vega a Enrique el Mellizo) hemos visto carteles de toros fechados en Jerez, 1878; Málaga, mayo 1879; Cádiz, 18 de julio de 1886, y Puerto de Santa María, 28 de agosto de 1881, 3 de agosto de 1884, 28 de julio de 1885, 11 de julio de 1886, 28 de agosto de 1887. Recientemente he adquirido el cartel de la que pudo ser su última faena. Se trata de una corrida en la Plaza de toros de Algeciras, el 28 de enero de 1906 y en la cuadrilla del famoso Rafael Molina "Lagartijo". Y como curiosidad descubrimos en la cuadrilla del otro espada, Morenito de Algeciras, a su hijo Antonio Jiménez (El Mellizo) que figura también como puntillero. (2) (El resaltado en negrita es mío).


La Perseverancia. Antiguo coso taurino de Algeciras


Vista parcial de La Perseverancia hacia 1925. Foto: MdC

Veamos cómo se va fraguando parte de la expedición a través de la noticia contada por Diario de Cádiz:


Diario de Cádiz, 23 de enero de 1906

Concluyamos con algunos apuntes biográficos de los tres empresarios de la corrida. 

3 tauroflamencos 3 de mucho postín. 

Francisco Villegas (Francisco González Monge, Paco Villegas), nació hacia 1862 en El Puerto de Santa María. Picador que actuó entre 1880 y 1899. Fue luego un exitoso empresario de varias plazas y negociante de compraventa de ganado. Íntimo amigo de Joselito el Gallo. Blas Vega recuerda las palabras de José Carlos de Luna sobre Paco Villegas: "los días de las corridas en El Puerto, era su casa algo así como la Sala Capitular de la Tauromaquia donde se celebraban juntas notables y notadas, entre sorbos de manzanilla y regalos de la mar". (3).


Juan Jiménez Ortega Rebujina*
Juan Jiménez Ortega Rebujina, nacido en Cádiz (1874-1927), fue hermano del matador Francisco Jiménez Ortega Rebujina (1862-1919). Casado con Esperanza Nondedeu, de cuya unión nacerían el diestro José Jiménez Nondedeu Rebujina y Francisco Jiménez Nondedeu Pacorro.


José Espeleta Madrugón El Pollo Rubio, nacido en Cádiz (1869-México, 1907) fue torero y cantaor, hermano del célebre cantaor Ignacio Espeleta.
Corrida de 1929. Director de lidia: José Jiménez Nondedeu Rebujina.
Preciosa fotografía de Antonio el Mellizo con un bastón en la mano,
de la colección particular de José Blas Vega

Justo al mes de fallecer Enrique el Mellizo, su hijo Antonio el Mellizo, participaba como puntillero en la Plaza de Toros de Cádiz, en la cuadrilla del matador Francisco Martín Vázquez, del Alcalá de Guadaíra (Sevilla), en la tarde del domingo, 1 de julio de 1906, según podemos ver en un cartel de nuestra propiedad (4), que gustosamente divulgamos entre farderos:




Torero de Alcalá de los Panaderos y puntillero de Cádiz. Arte en el albero y juntas dos enormes cunas de soleares y soleareros, en los albores del siglo XX.
_________________________

(1) CABRÉ Anna, DOMINGO, Andreu y MENACHO Teresa, Demografía y crecimiento de la población española durante el siglo XX, Almería: Centre d´Estudis Demogràfics, 2002 (Pág. 8).

(2) BLAS VEGA, José, Vida y cante de Don Antonio Chacón, Madrid: Editorial Cinterco, 1990 (Pág. 26).

(3) Ibídem, pág. 69. Véase también ZALDÍVAR ORTEGA, Juan José, Anuario taurino (Pág. 375) y de este mismo autor: Los varilargueros de El Puerto de Santa María.

(4) Cartel, Litografia-Tipografía Francisco Rodríguez de Silva, Cádiz, 1906. Colección particular de Javier Osuna.


* Foto del blog Arqueología flamenca.

4 comentarios:

  1. Como siempre " peazo de entrada", amigo javi. Me he permitido coger la foto de mi abuelo Antonio ademas del cartel taurino.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Juan Luis. Bien hecho. Los fondos están para compartirlos, no para dormitar en la vanidad de un cajón.

      Eliminar
  2. Como siempre precioso y documentado artículo amigo. Gracias por todo.

    ResponderEliminar